Crónica Copa Federación Cadete 1ª Reg. Mallorca(Gr. 14): Cide 0-0 Penya Arrabal

El árbitro con los capitanes

Alineaciones:

Cide: Alvaro López, Iván Calvo, Alvaro Vera, Marc Mateu, Cristian Marin, Aaron Bauza, Martín Quiroga, Gerad Vila, Alvaro Elena, Joan sampol, Serigne Massine Sall.

Penya Arrabal: Xavier Vasco, David Ferriol, Nestor Porto, Jaume Vila, Javier Mestre, Antonio Vicente Reolid, Toni Migueles, Cosntantin Edwarde David, Marc Martorell, Antoni Pizá, Antonio D Borga.

 

Árbitro: Alvaro Varon Aceiton.

Comentario:

¡Qué lejos queda ese 10 de marzo de este convulso 2020, donde muchos de los chavales que hoy conforman la plantilla del cadete A del Cide jugaron su último partido de competición! Después de 221 días sin un partido oficial, esta tarde se citaban en Son Rapinya con el cadete A de la Penya Arrabal para disputar un partido de la Copa Federación. Competición organizada con muy buen criterio por la FFIB para preparar, en la medida de lo posible, la competición liguera que arrancará, con el permiso del dichoso coronavirus, el próximo 7 de noviembre.

Se ha visto esta tarde de sábado un buen partido en el campo colegial de Son Rapinya. Tras ese eterno parón hemos visto un partido intenso entre dos equipos que ya vaticino estarán arriba en sus respectivos subgrupos y que son claros candidatos a conseguir una plaza en esa liga de cadetes de preferente que la FFIB ha decidido crear para la temporada 2021-22, buena y necesaria decisión.

Los primeros minutos mostraron claramente lo que fue la dinámica de todo el partido, mucha igualdad, mucha intensidad, cierta imprecisión en el momento de construir y las defensas superando a los ataques. El Cide entró algo mejor. Pese a que el dominio era alterno, los colegiales percutían muy bien por las dos bandas, en especial por la derecha donde Gerard Vila fue un verdadero estilete y hasta que la Penya ajustó la defensa hizo mucho daño. El Cide salió con un 1-3-5-2, intentó construir desde atrás pero los dos pivotes (Serigne Sall Papito y Aaron Bauza) no acabaron de intervenir demasiado y eso lo notó el equipo en la construcción. La línea de atrás conformada por Álvaro Elena, Marc Mateu y Álvaro Vera se mostró muy segura y la Penya no llegaba salvo algún balón parado. Para ser el primer partido de la temporada debo destacar la elevada intensidad de ambos conjuntos. Eso sí, costaba hilvanar jugadas en ataque y difícilmente se hacían más de 3-4 toques de equipo. Los colegiales tuvieron algunas ocasiones pero no acertaron frente a la portería de la Penya tras buenos centros desde las bandas. La tuvieron Joan Sampol de cabeza y Cristian Marín que intentó cruzarla pero detuvo bien el cancerbero Xavier Vasco. De forma intencionada o no, ambos equipos transitaban poco por el centro del campo, buscaban transiciones rápidas intentando romper detrás de las espaldas de ambas defensas que se mostraron muy seguras. Así acabó la primera parte donde las defensas fueron muy superiores a los ataques y faltó algo de precisión y toque en ataque, lógico en las alturas de temporada que estamos y después de tantos días sin competir.

La Penya optó por hacer bastantes cambios en el descanso, Miquel Seguí en los colegiales le dio continuidad al once inicial y al sistema de juego. La segunda parte empezó de forma similar, con dominio alterno pero dio la impresión que la Penya entró algo mejor. Pese a ese dominio, quien primero la tuvo fue el Cide, una contra tras cabalgada de Iván Calvo por su carril derecho acabó en un falta clara cuando el carrilero ya encaraba portería. El golpe franco lo ejecuta Sampol con su gran zurda pero el balón se va alto. A partir de los 10 minutos de esa segunda parte empezó el carrusel de cambios en el Cide pero siempre manteniendo el esquema inicial. En una jugada bien combinada de los colegiales, Cristian Marín logra filtran un buen balón a Aarón Bauzá quien controla y es trabado por detrás dentro del área, el colegiado Álvaro Varón señala el punto fatídico. Cristian toma la responsabilidad de lanzar la pena máxima pero su disparo fuerte y centrado sale alto. Lástima, el de Alaró lo intentó durante todo el partido pero no acertó frente a la portería rival. La réplica de los visitantes no se hizo esperar, entrada por banda derecha de Alejandro Igbinovia que había entrado en la segunda parte, pase de la muerte que remata un jugador de segunda línea muy alto con un Álvaro batido, poco hubiera podido hacer si el balón hubiera ido entre palos. Esos minutos fueron quizás los mejores de los visitantes, la tuvo de nuevo Alejandro que intentó una chilena que salió fuera tras falta lateral. El Cide continuaba con su carrusel de cambios. La tuvo para el Cide Lendy Vargas que remató fuera casi sin ángulo pero muy cerca del palo una jugada a balón parado que Cristian había rematado con la cabeza. En las postrimerías del partido la tuvo la Penya en dos ocasiones pero en ambas respondió de forma excelente el cancerbero local Álvaro López, primero adelantándose a Alejandro que volvió a crear peligro y después despejando con seguridad un fuerte disparo tras pérdida de los colegiales en salida de balón. Muy seguro el cancerbero local durante todo el partido. Así acabó el partido, en tablas, como empezó. Según mi juicio resultado justo, a juzgar por lo visto en el campo. La semana que viene en el Toni Tatxa ambos equipos intentarán deshacer esa igualdad.

No puedo terminar esta crónica, sin hacer una mención a las medidas restrictivas que ha impuesto el club colegial a la presencia de público en los partidos de fútbol base, a disputar en Son Rapinya. La circular que hizo pública el club el pasado viernes restringía la entrada a “… un solo acompañante por jugador o cuerpo técnico …”. Hago mías unas palabras que leí hoy en la prensa local donde un pediatra y en relación a la afección de la COVID-19 en menores afirmaba que: “… si somos exagerados vamos a perder los papeles …”. Los que me conocen saben que ni soy un negacionista y que tengo al CIDE en mucha estima, pero ese exceso de celo del club en cuanto al aforo, no lo veo justificado. Salvo que esté errado, y si es el caso pido disculpas, las normas sanitarias en cuanto al aforo son claras: las competiciones se podrán celebrar con público, con un límite del 75% del aforo y un máximo de 1000 personal en instalaciones al aire libre. Esta tarde de sábado, después de 221 días de competición, nos congregamos en Son Rapiña no más de 40 personas que debemos considerarnos afortunados por ver disputar a nuestros hijos un partido de fútbol base. ¡Qué locura!

Joan Mateu para Fútbol Balear.
Fotos de Joan Mateu para Fútbol Balear.

Más noticias que te pueden interesar

Comenta esta noticia

Normas de uso de comentarios:

  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • No está permitido el uso de datos falsos y/o suplantación de identidad.
  • No está permitido verter comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.
  • La opinión expresada será la tuya y no la de FutbolBalear.es