El RCD Mallorca utiliza la tecnología de control del esfuerzo para medir el nivel de entrenamiento de los jugadores en sus casas

.

La crisis sanitaria provocada por el Covid-19 ha obligado a los responsables de la preparación física de los equipos a reinventarse. El preparador físico del RCD Mallorca lleva semanas diseñando el plan de trabajo que deben seguir los jugadores en sus casas. Pero, ¿cómo se mide el nivel de entrenamiento de los jugadores? Habitualmente esa medición se hacía a través de los datos que aportaban unos dispositivos que llevan los jugadores en el pecho. Gracias a esta tecnología se obtienen datos tales como la frecuencia cardíaca, metros recorridos, velocidad, intensidad, posibles desequilibrios musculares en las piernas y otros parámetros. Una información muy útil para controlar la cantidad y la calidad del entrenamiento. Al decretarse el Estado de Alarma, Dani Pastor pensó cómo podían seguir recabando todos esos datos mientras los jugadores seguían los entrenamientos en casa. “Al ver que esta situación de cuarentena iba para largo, decidimos utilizar las bandas que los jugadores se ponen en el pecho para medir la variabilidad de frecuencia cardíaca, que es un indicador que mide el reposo, el descanso y la carga de estrés que tiene el jugador. Son datos que se envían a un programa informático que tenemos. Me puse en contacto con la empresa que tiene el software y vimos que era posible que cada jugador tuviera esta banda en casa y registrar en una app todo el trabajo que iban haciendo”.

De esta manera, Dani Pastor recibe al instante toda esa valiosa información y puede analizar los datos para decidir qué tipo de trabajo deben seguir al día siguiente los jugadores de manera individualizada. “Cada vez que el jugador va a realizar una actividad física que le hemos indicado, abre la aplicación que tiene en su móvil, se pone la banda en el pecho y activa el pulsómetro. Una vez concluye el entrenamiento, el jugador y yo recibimos al instante un informe detallado con todos los datos de esa actividad física”.

Ese control de la actividad permite al preparador físico ver la orientación de ese trabajo y dónde tiene el jugador las carencias. Unos datos que permiten planificar los siguientes entrenos. “No se trata de saber si el jugador ha hecho o no el ejercicio. Afortunadamente tenemos unos futbolistas 100% comprometidos y de lo que se trata es de detectar las posibles carencias y la orientación específica de su trabajo diario. No solo les ayuda a ellos, también a nosotros. Puede que estemos planificando mal el trabajo y con esa aplicación podemos hacer correcciones”.

Sobre la futura vuelta a los entrenamientos en la Ciudad Deportiva, Dani Pastor se muestra cauto. “He podido ver el protocolo que tiene pensado establecer La Liga para la vuelta a los entrenamientos y hay unas exigencias a nivel de medios y de infraestructura enormes. Desconozco si todo se va a poder llevar a cabo y qué coste supondrá. Está bien como punto de partida”. En cualquier caso, Pastor recuerda que el club ya adoptó medidas en su momento. “Ya habíamos previsto que los jugadores llegaran al entreno de manera individual, entrenaran en pequeños grupos de dos jugadores por campo, por ejemplo. Pero bueno, eso, de momento, queda lejos, por ahora vamos a empezar a trabajar con grupos de cinco jugadores por videollamada para ver cómo trabajan”.

RCDM

Más noticias que te pueden interesar

Comenta esta noticia

Normas de uso de comentarios:

  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • No está permitido el uso de datos falsos y/o suplantación de identidad.
  • No está permitido verter comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.
  • La opinión expresada será la tuya y no la de FutbolBalear.es