Al Palma Futsal se le escapa la victoria en Peñíscola en los minutos finales (3-3)

.

Alineaciones:

Peñíscola Globeenergy FS: Molina, Tuli, Rubén Orzáez, Walex y David. También jugaron Paniagua, Bruno Gomes, Saladié, Rahali, Miguel Fernández, Igor y Plaza.

Palma Futsal: C. Barrón, Marlon, Lolo, Hamza y Nunes. También jugaron Tomaz, Allan, Claudino, Mati Rosa, Vilela, Rafa López, Raúl Campos y Joao.

– Goles: 0-1 Joao (min. 9); 1-1 Paniagua (min. 25); 1-2 Allan (min. 31); 2-2 David (min. 32); 2-3 Vilela (min. 33); 3-3 Tuli (min. 37)

– Árbitros: Centeno Bono y Centeno Bono. Amonestaron a integrante del cuerpo técnico del Peñíscola y Joao, Lolo y Barrón por parte del Palma Futsal.

Pabellón: Pabellón Municipal de Peñíscola. 400 espectadores con aforo limitado. Partido correspondiente a la tercera jornada de la LNFS 20/21.

Los de Vadillo se llevaron un punto del Pabellón Municipal de Peñíscola que sabió a poco. El Palma Futsal se puso por delante en el marcador hasta tres veces durante el partido y en los instantes finales se le escapó la victoria. Se marcha de de Peñíscola con un sabor agridulce, al haber realizado un esfuerzo titánico durante todo el partido y sin llevarse el premio final para Mallorca.

Comentario:

El Palma Futsal inició el partido con las ideas claras de cara a cómo lo tenía que hacer para crear peligro a la portería del Peñíscola, aunque el conjunto castellonense se repuso y encontró la comodidad y solvencia sobre el parqué en, prácticamente, los primeros diez minutos de partido, hasta que llegó el gol de Joao tras ejecutar una jugada de estrategia. Los últimos diez minutos fueron marcados por la alta intensidad y lucha que instauraron ambos equipos al partido. La segunda mitad tuvo los mismos ingredientes: garra, lucha en cada balón y mucha intensidad. Fue por ello que el marcador sufrió alternancias constantes a partir del 30’, donde el Palma se adelantó en el marcador hasta tres veces y en el que evitó un gol de doble penalti, pero que al final, con un gol en un saque de esquina, no consiguió llevarse los tres puntos de Peñíscola.

El cuadro balear arrancó el partido a trompicones donde en los primeros instantes del partido parecía que había salido bien y marcando su territorio sobre el parqué del Pabellón Municipal de Peñíscola con una presión alta efectiva. Aunque eso fue solo un espejismo, el conjunto castellonense en pocos minutos encontró la clave de cómo superar la presión del Palma Futsal y se volcó en ataque. El Peñíscola en los primeros cinco minutos logró provocar cinco saques de esquina y el equipo de Vadillo sacaba agua en defensa como podía. En el minuto seis un palo en contra despertó la garra en los baleares y subieron líneas en pista. A partir de ahí se vivieron unos minutos donde el Palma Futsal se hizo con el control del balón y justo en ese momento llegó el gol de Joao. Vilela provocó una falta sobre el punto de doble penalti de la que Raúl Campos se encargó de sacar y en una ejecución perfecta de la pizarra la pelota llegó a Joao, quien marcó prácticamente con la portería vacía. A partir de ahí la tensión del partido y los 400 aficionados se hicieron de notar y el partido se travó. El Palma intentaba mantener su dominio con el balón, pero Peñíscola aumentó la intensidad y subió la presión, hecho que le hizo volver a acercarse con peligro a la portería de Barrón. Pero una de las grandes ventajas de este conjunto balear es la gran defensa que tiene, la resistencia atrás y que en la portería tiene a uno de los mejores porteros de España y cuando se le requiere está. Barrón apareció, y de qué manera para mantener la ventaja del Palma Futsal en el marcador. Tras unos arreones del equipo entrenado por Manolín, la igualdad se volvió a establecer sobre el parqué del Pabellón Municipal de Peñíscola donde ambos conjuntos se dejaban la piel en cada balón dividido.Tanto Palma como Peñíscola gozaron de oportunidades para mover el marcador, pero el partido se fue al descanso con 0-1 favorable a los mallorquines.

La segunda mitad arrancó con la misma tónica que la primera. Intensidad, garra y no dar ningún balón por perdido por parte de ambos conjuntos fueron los ingredientes de un vibrante inicio de la segunda parte. Tras un ataque de Peñíscola en el que la defensa del Palma no supo sacar bien el balón llegó el gol de Paniagua, quien batió a Barrón entre las piernas. El Palma subió líneas y ganó presencia en campo contrario, aunque con balón no conseguía ser incisivo, se sentía impotente en pista, mientras que el conjunto castellonense demostraba mucha comodidad y seguridad con el balón en los pies, tanto a la hora de salir de la presión balear como a la hora de construir ataques en campo contrario. Los de Vadillo eran conscientes, y cambiaron el chip. A partir del minuto 27 cogieron protagonismo con el balón, se movieron entre líneas y empezaron a llegar con más claridad a la portería contraria. De los pies de Nunes y Allan llegaron dos ocasiones que hicieron forzar a Molina. El gol parecía acercarse y así lo hizo, Allan consiguió rematar con el pecho un saque de esquina para volver a adelantar a los baleares. Aunque poco duró la alegría, ya que David, tan solo un minuto después, volvió a igualar el marcador. El partido estaba siendo vibrante y el público castellonense apretaba de lo lindo. La igualdad seguía vigente, pero el Palma seguía queriendo ganar y no paraba de aproximarse con peligro. Y en otra llegó el gol de Vilela quien, a la contra y un minutos después, adelantó al Palma por tercera vez en el partido tras una contra. El gol pareció anestesiar a los aficionados y al equipo rival, aunque no a los baleares, quienes siguieron insistiendo para aumentar la ventaja. Los ataques eran peligrosos y Nunes envió un balón al palo, pero en los últimos minutos el partido se volvió a igualar. El Palma se cargó de faltas y Peñíscola tuvo la oportunidad ee igualar el marcador en un doble penalti que se tuvo que repetir porque Barrón, supuestamente, se adelantó. Se fue al palo y el conjunto de Vadillo seguía por delante en los instantes finales. Pero cuando parecía que el partido se decantaba hacia el lado mallorquín, Tuli remató un saque de esquina que acabó introduiéndose en la red del Palma para igualar, otra vez, el marcador. Faltaban 2:41 para el final y Vadillo decidió poner a Raúl Campos como portero jugador, con el que Peñíscola envió un balón al larguero tras pobarlo desde su campo. Al final el partido terminó en tablas.

El Palma Futsal se lleva un empate ante un equipo que llevaba dos victorias en esta liga, una de ellas ante el vigente campeón de la Champions, el Barça. El cuadro balear se marcha a Mallorca con un sabor agridulce tras ver cómo se le escapó el partido en los últimos minutos.

Palma Futsal

Comenta esta noticia

Normas de uso de comentarios:

  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • No está permitido el uso de datos falsos y/o suplantación de identidad.
  • No está permitido verter comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.
  • La opinión expresada será la tuya y no la de FutbolBalear.es