Manix Mandiola no es Oro todo lo que reluce

.

Envuelto de una enorme polémica muy pronto se hará OFICIAL lo que era un secreto a voces desde hace meses, la marcha del entrenador del Atlètic Balears, Manix Mandiola y todo su largo séquito de colaboradores tras casi dos temporadas y media de éxitos innegables. Justo y merecido es reconocerlo. También hay que admitir que, con unas grandes plantillas, y un montón de buenos futbolistas.

Un Manix que se ha vuelto a poner en el mercado y revalorizado gracias al escaparate que ha sido el club blanquiazul, como ya ocurrió en su día con el técnico de Hellín Josico.
El técnico de Éibar logrará pasar sin duda a la historia de la entidad de la Vía de cintura, tras salvar al equipo del descenso y lograr dos meritorios títulos consecutivos en diferentes grupos: primero y tercero. Pero ojo, no es ORO todo lo que reluce en el veterano técnico eibarrés que, a los pocos meses de desembarcar en la isla, con sus hechos empezó a quedar en clara evidencia, recular y a notarse que no era santo de la devoción en la SAD blanquiazul.
A Manix Mandiola solo le aguantaban en el cargo los resultados desde hacía mucho tiempo, y el propio técnico lo sabía y lo tenía muy claro.  Por poner un ejemplo: la primera temporada por salvar al equipo tenía la renovación garantizada. La pasada el listón subió por quedar entre los cuatro primeros y también por contrato estaba renovado, y esta última solo el ascenso le garantizaba la renovación automática un año más en caso de ascender.
Un Manix que por su forma de ser campechana sintonizó muy pronto con la afición, pero que en los últimos meses con sus declaraciones sin ton ni son y sobre todo con sus hechos fue perdiendo adeptos a pasos agigantados.
Otro capítulo fue la actitud del ex técnico del Éibar con algunos futbolistas, que no fue la más honrada, y sobre todo transparente dejando victimas por el camino. Por  ejemplo: ahí están los casos  de Biel Guasp, Marcos Jiménez de la Espada, Hugo Díaz, Diego Cervero, y últimamente con el capitán Guiem Vallori. Pero el caso más sangrante fue el trato de indiferencia y desprecio hacia uno de los futbolistas más queridos por la afición blanquiazul, Canario, al que no ha dirigido la palabra en los últimos 10 meses ni siquiera para pedirle como estaba de su gravísima lesión.
Tampoco me quiero olvidar de la persona que gestionó su llegada a la isla, el intermediario Enrique Ponce, persona seria y a la que ignoró desde el minuto uno cuando ya estaba firmado el contrato, antes no, y de al menos dos empleados del club muy muy significativos, uno de ellos se lo quitó de en medio muy diplomáticamente. Manix Mandiola ya es historia en el club blanquiazul. En una buena escenificación ante los medios de comunicación le faltó tiempo para decir que no continuaría antes de que se hiciera oficial su adiós en caso de ascenso al fútbol profesional.  Se hubiera pactado económicamente una salida airosa y de mutuo acuerdo entre entrenador y club para no seguir.
 AGUR míster,  espero que encuentre un equipo de la liga Smartbank, porque será muy complicado hoy por hoy que un conjunto de Segunda B le pueda ofrecer el sueldo, primas,  incentivos y el domicilio que le puso a su disposición desde el primer día el conjunto blanquiazul.
 Ah, se me olvidaba, ya se puede desempadronar de Palma ……

Pedro Bonet para Fútbol Balear.

Más noticias que te pueden interesar

Comenta esta noticia

Normas de uso de comentarios:

  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • No está permitido el uso de datos falsos y/o suplantación de identidad.
  • No está permitido verter comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.
  • La opinión expresada será la tuya y no la de FutbolBalear.es