Reto conseguido: el Palma Futsal tiene 3000 abonados

.

Tres mil abonados esta temporada. El club ha cubierto el cupo que se había marcado y la plantilla entrega el abono 3000 de forma simbólica al último aficionado que tendrá abono esta temporada. El club abre una lista de espera de cara al futuro.

El Palma Futsal tiene 3.000 abonados y marca un registro desconocido fuera del fútbol en Baleares y en la propia Liga Nacional de Fútbol Sala. Se dice pronto, rápido y casi sin pensar pero la dimensión de lo que ha conseguido la afición del Palma Futsal es otro momento extraordinario en la historia del club, del deporte balear, e incluso, del fútbol sala. Las previsiones eran buenas y el reto era ambicioso y optimista. Y se ha cumplido. Los aficionados del Palma Futsal dan otro golpe de efecto y sitúan al club en otra dimensión, en un lugar que nadie podía ni imaginar hace cinco temporadas cuando la entidad deportiva contaba con 780 abonados. En cinco años ha cuadruplicado su masa social cuantificada de la misma forma que ha aumentado la importancia del club en la sociedad balear y ha multiplicado el número de seguidores aunque estos conceptos no pueden cuantificarse con unos dígitos concretos. El crecimiento social es tan sorprendente que el club se ha visto obligado a cerrar la campaña de abonados antes de hora porque se ha quedado sin existencias. Y sin esperar a la campaña invernal. La locura por el Palma Futsal alcanza cotas desconocidas.

La afición del Palma Futsal ha marcado el primer gol para los partidos de casa en el año más especial. El regalo de cumpleaños perfecto para celebrar el veinte aniversario y para otro año que se presenta ilusionante para toda la familia balear. El nivel deportivo del equipo, los éxitos conseguidos en esta etapa que se define como la mejor de su historia y la aceptación del club a nivel social alimentan un relato que explica este boom social y que tiene su importancia capital para el club. El ascenso a Primera División, la final de la Copa del Rey de Sevilla con mil aficionados mallorquines en las gradas o la madurez del club en la mejor liga del mundo como un fijo en las fases finales son tres capítulos destacados en los veinte años de vida del club a los que ahora se suma este nuevo registro social.

El mayor reto del Palma Futsal fuera de la pista era crear una afición de la nada. Su salida de Manacor, donde contaba con una masa regular de mil aficionados, supuso un golpe importante para el club. El año de transición en Inca provocó la pérdida de aficionados por el camino dada la distancia y las dificultades. El posterior viaje a Palma obligó a multiplicar los esfuerzos para crear una cultura a un deporte semidesconocido. Tocaba crear una masa social donde no la había y el club se volcó en este reto. Hace cinco temporadas consiguió alcanzar una cifra destacada en ese momento con 780 abonados. Había muchos aficionados que acudían a ver los partido grandes como frente al Movistar Inter y al F.C. Barcelona, caso de los siete mil aficionados que llenaron el Palma Arena años antes, pero la gente se hizo del Palma poco a poco. La promoción en las escuelas, clubes y colectivos sociales, las máximas facilidades que el club siempre ha puesto a la sociedad colaborando en todo lo necesario derivó en un mayor conocimiento y una mayor aceptación. Los medios de comunicación abrazaron el proyecto y el club se hizo cada vez más viral. El paso al Palau Municipal d´Esports de Son Moix fue decisivo en el lanzamiento social del club y supuso el marco perfecto para que la afición se sintiera como en casa. Los éxitos deportivos de los últimos años han terminado por conquistar a la gente y ser lo que hoy es el Palma Futsal.

El club cerró las taquillas con 2.999 abonados y se citó al número 3.000 este jueves por la mañana para hacer una entrega simbólica de este abono tan especial. La propia plantilla fue la encargada de entregar el abono que supone la mayor cifra de abonados de la historia del club y del fútbol sala en España.

De 780 abonados a 3000 en cinco años

El crecimiento de la entidad se puede comprobar en la evolución de su número de abonados en apenas cinco años. El Palma Futsal tenía 780 abonados en la temporada 2.013/14 y ha cuadruplicado la cifra en tan solo media década. La temporada siguiente aumentó hasta los 1.300 y la 2.015/16 el listón alcanzó los 1.650, una cifra considerable y que ya suponía todo un éxito. Ese año el Palma Futsal jugó la primera final de su historia en la Copa del Rey y estuvo a un gol de jugar la final de la Liga. Aquello fue un éxito que dio otro impulso a nivel social, tanto que en dos años prácticamente se ha doblado la cifra. En la temporada siguiente, la 2016/17 el número de socios ya superó la barrera de los dos mil con 2.050 y el año pasado aumentó hasta los 2.850. En todos estos casos la cifra engloba la suma de la campaña de verano y la de invierno. Este año el club se marcó el reto de cerrar el círculo y alcanzar la barrera de los tres mil. Reto conseguido

Evolución del número de abonados del Palma Futsal

2.018/19 – 3.000

2.017/18 – 2.850

2.016/17 – 2.050

2.015/16 – 1.650

2.014/15 – 1.300

2.013/14 – 780

Palma Futsal

Más noticias que te pueden interesar

Comenta esta noticia

Normas de uso de comentarios:

  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • No está permitido el uso de datos falsos y/o suplantación de identidad.
  • No está permitido verter comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.
  • La opinión expresada será la tuya y no la de FutbolBalear.es